¿Tienes problemas a la hora de equilibrar tu horario y a la misma vez permanecer en forma? Si puedes separar diez minutos al día, es todo lo que necesitas para obtener una dosis de energía con una rutina de ejercicio cardio. Siempre es mejor hacer algo de ejercicio en vez de nada. Aquí tienes algunas maneras para maximizar una rutina de ejercicio de 10 minutos.

¿Vale la pena hacer una rutina de ejercicio de 10 minutos? Por supuesto que sí. Agregar ejercicio a tu día hace que la sangre fluya, te hace sentir bien y aumenta tu nivel de energía, aunque sea por un corto periodo de tiempo. Si no tienes tiempo para una rutina completa de 30 ó 60 minutos, una explosión de cardio de 10 minutos será la mejor manera de invertir tu tiempo. Tengo una excelente rutina de ejercicios cardio que cualquier persona puede realizar a cualquier hora del día. ¡Prepárate para llenarte de energía!

Rutina explosiva de 10 minutos                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

Comienza con una rutina de calentamiento dinámica, relajando tu cuerpo desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Tus movimientos deben de ser lentos y fluidos. Comencemos:

  • Mueve los brazos en círculos mientras marchas en el mismo lugar durante 30 segundos.
  • Marcha con las rodillas en alto mientras mueves los brazos por 30 segundos.
  • Haz 10 levantamientos de pantorrilla con los pies a la anchura de los hombros y levántate de puntillas; mantente así por un segundo, luego baja nuevamente.
  • Haz 10 sentadillas con los pies a la anchura de los hombros y los dedos de los pies apuntando hacia el frente. Recuéstate como si te fueras a sentar en una silla, mantente así por un momento, luego ponte de pie nuevamente, guiándote con las caderas.
  • Haz 10 estocadas no muy profundas. Una estocada es simplemente un paso hacia delante y otro hacia atrás con una pierna. Pon las manos en las caderas, mantén la espalda erguida y da un paso exagerado hacia delante, bajando la rodilla trasera hacia el suelo. Mantén la zancada por 2 segundos y repite con la otra pierna.
  • Corre en el mismo lugar por 30 segundos.

Ahora es hora de comenzar con los ejercicios. Haz cada ejercicio durante 30 segundos y luego continúa con el siguiente. Comencemos:

Ejercicio 1. Marcha en el mismo lugar (de la misma manera en que lo hiciste durante el calentamiento).

Ejercicio 2. Haz sentadillas clásicas con los brazos levantados. Mientras te recuestes, mueve ambos brazos de forma paralela al piso y mantén la postura. Guíate con las caderas. Levanta tu cuerpo y baja los brazos a los costados.

Ejercicio 3. Corre en el mismo lugar (estoy segura de que ya sabes cómo hacer este ejercicio).

Ejercicio 4. Haz sentadillas más profundas con press de hombros. Recuéstate con los brazos cruzados sobre el pecho. A medida que te levantes, haz un press de hombros regular y levanta las manos lo más alto que puedas sobre la cabeza.

Ejercicio 5. Haz saltos de tijera. Puedes levantar los brazos a la altura de los hombros o sobre la cabeza.

Ejercicio 6. Haz una división en cuclillas con la pierna derecha, realizando también una elevación de brazo lateral. Coloca un pie frente al otro para hacer una estocada, los brazos a tus costados, bajando la rodilla trasera hacia el suelo. Manteniendo la posición, levanta los brazos y regresa a la posición original. Repite este paso por 30 segundos.

Ejercicio 7. Salta o da pasos de lado a lado.


Ejercicio 8. Haz una división en cuclillas con la pierna izquierda, encogiendo los hombros. Coloca el pie opuesto frente al que usaste en el ejercicio 6, baja las rodillas con los brazos a tus costados. Mientras te levantas, mantén los pies en la misma posición y encoge ambos hombros. Repite este ejercicio por 30 segundos.

Si puedes, repite esta secuencia o practícala junto con un entrenamiento para los tendones de corva, seguido de unos minutos de estiramiento.

No tienes que hacer mi rutina cardiovascular de manera exacta, diviértete y sé creativo/a por 10 minutos durante el día. Si todavía crees que no puedes separar 10 minutos al día, te reto a que lo hagas en pijamas cuando te acabes de levantar.