Con los últimos meses del año llega un clima más fresco y muchas actividades festivas, lo que hace que sea doblemente difícil cumplir con los objetivos relacionados con la salud y el buen estado físico. Puede ser difícil mantenerse motivado cuando las celebraciones de los días festivos, las oportunidades para viajar y las deliciosas comidas caseras claman por ti. Muchos de nosotros terminamos cediendo a la tentación de las vacaciones y, finalmente, caemos en un ciclo de solo concentrarnos en nuestra nutrición y apariencia física una vez que las fiestas terminan y el clima es más cálido.

¿Qué pasaría si dejáramos de lado el “Año nuevo, vida nueva” y la mentalidad de #cuerpodeverano y nos apegáramos a nuestros objetivos de condición física todo el año? Descubre cómo a continuación:

Ten un plan
En lo que respecta a tu salud y bienestar, no se puede ir por la vida simplemente improvisando. Te recomendamos tomarte el tiempo para investigar sobre hábitos alimenticios saludables y entrenamientos para todos los niveles, así podrás construir una base de conocimientos a partir de los cuales podrás trabajar para alcanzar tus objetivos durante todo el año.

Busca planes de comidas y recetas que incluyan alimentos que disfrutes, así como ideas de comidas rápidas para cuando tengas poco tiempo. Mantén tus bocadillos nutritivos favoritos disponibles en todo momento, especialmente cuando viajes. Si no puedes resistir por completo la tentación de una comida típica de la temporada festiva, establece el objetivo de servirte porciones más pequeñas de tus platillos favoritos, en lugar de acumular grandes porciones de cada opción.

Guarda tus entrenamientos favoritos en tu celular, imprímelos o escríbelos a mano, para tenerlos como referencia. ¿No puedes ir al gimnasio, o usualmente haces ejercicio al aire libre pero el clima no es favorable? No hay problema, porque tendrás guardado un entrenamiento para hacer en casa. ¿Tu calendario se está llenando con los compromisos de las celebraciones, dejándote el tiempo limitado? No te preocupes, porque habrás guardado ejercicios cortos de entre 15 y 30 minutos para que puedas realizarlos en cualquier lugar. Si te sientes desmotivado para hacer ejercicio por una u otra razón, no tener la tensión mental adicional de planificar tu entrenamiento te dará más disposición para hacerlo.

Sé constante
A lo largo del año, parece que siempre tenemos que apartar tiempo para trabajar más, ponernos al día con nuestros programas de televisión favoritos o ver qué es lo que está pasando en las redes sociales, pero si interrumpimos nuestra rutina de ejercicios, simplemente decimos: “No tuve tiempo”. Durante la temporada festiva, nos apresuramos a señalar los compromisos sociales y viajes como nuestra principal excusa.

Tu salud y bienestar deben ser una prioridad durante todo el año, ya que la constancia es clave para llevar una vida más saludable y feliz. Piensa un poco en tus metas, pero no solo te centres en cómo quieres lucir. Piensa en cómo quieres sentirte y lo que necesitarás para llegar allí. Crea un plan y cúmplelo durante 10 días, luego 30 días, luego 60 días, luego durante los días festivos y observa cuánto más cerca estás de lo que hubieras imaginado. Antes de que te des cuenta, ya no se tratará de una dieta o un desafío de condición física, sino de un estilo de vida; tu estilo de vida activo y saludable.

Hazlo divertido

Para mantener un estilo de vida activo y saludable, debes disfrutarlo, no temerlo.

  • Evita hacer de tu régimen un castigo. No realices ejercicio excesivo solo porque perdiste una sesión y, de la misma manera, no te saltes las comidas porque hiciste alguna en exceso. Mejor, busca mantener el equilibrio.
  • Encuentra una rutina que funcione para ti, invita a un compañero de ejercicio que te mantenga comprometido, y anímense el uno al otro. Como hemos visto, la temporada festiva puede ser un reto para mantenerse por el buen camino, así que ayúdense entre sí a fin de obtener el apoyo y la motivación adicionales que necesitan.
  • Dale variedad a tus entrenamientos haciendo ejercicio en lugares nuevos como la playa o un parque, o probando nuevas clases que sean de tu interés.
  • ¡Celebra tus logros! Reconoce tu arduo trabajo con recompensas que no sean alimentos, como salir a ver una película, disfrutar de un nuevo equipo de entrenamiento o invertir en una nueva licuadora personal para tus batidos saludables.